lunes, 26 de octubre de 2015

En busca del equilibrio

¡Hola  a todos!

Como recordaréis, en el último post nos situábamos en la cara oculta de las nuevas tecnologías porque, si queremos mejorar, debemos tener en cuenta las críticas. Hoy volvemos a nuestra perspectiva; los videojuegos, bien usados, son una herramienta realmente útil para el aprendizaje.

Es cierto que los alumnos deben prepararse para el mundo online a partir del mundo offline pero esto no significa que el uso de las nuevas tecnologías en las aulas sea contraproducente. De hecho, si enseñamos a usar estas herramientas de manera responsable y productiva, la gamificación puede favorecer enormemente el desarrollo educativo, ya que en gran medida parte de la creatividad de los alumnos, sus propios intereses y las capacidades y habilidades intelectuales que ellos mismos desean desarrollar. 

Precisamente, el profesor de Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación Daniel Aranda Juárez, experto en internet, usos sociales de la tecnología, jóvenes y videojuegos, defiende que los videojuegos son una herramienta cultural y social potente y se queja de que no están bien integrados en las políticas educativas e institucionales. Para conseguir esta integración, es necesario alfabetizar a docentes, formadores y educadores para que entiendan el significado del juego digital y estén dispuestos a integrarlo de manera positiva en las aulas, cosa que algunos profesores ya han empezado a hacer, como veíamos en anteriores entregas. Por tanto, los videojuegos no solo motivan para la diversión sino también para el aprendizaje ya que, en palabras del Profesor Aranda, "favorecen un aprendizaje en el que el jugador es seducido para intentar superar un problema, dedicarle cierto esfuerzo y, finalmente, conseguir un éxito significativo".

El debate seguirá abierto y, como con todo, habrá defensores y detractores radicales. Nosotros, como siempre, abogamos por un equilibrio en el que las nuevas herramientas online permitan un aprendizaje aplicable a la vida offline, conectando la vida virtual con la real.